Medidas de Calidad en Paciente Anticoagulado Mejora de Acceso a la Innovación en Sanidad Privada en Cardiología.

Objetivo principal:

Identificar y priorizar criterios objetivos que permitan generar medidas comparables de calidad asistencial entre servicios y dispositivos similares implicados en el control de pacientes en tratamiento con anticoagulantes, con la finalidad de promover los procesos de mejora continua de la asistencia sanitaria prestada.

 

Diseño del estudio:

En primer lugar, se creó un grupo de trabajo responsable del proyecto denominado Grupo Impulsor de Calidad Asistencial (GICA), compuesto por un número reducido de profesionales expertos con capacidad de liderazgo, representatividad del colectivo y motivación intrínseca por la tarea que iniciaban.

Para garantizar la viabilidad del proyecto, su rigor metodológico y la adecuación de sus resultados a las necesidades planteadas se establecieron fases de trabajo claramente definidas:

 

Fase 1. Identificación y validación de criterios

Se desarrolló un trabajo de revisión bibliográfica para identificar y extraer las publicaciones que abordaban la temática de estudio. Los resultados se pusieron a disposición del GICA para una primera revisión individual de sus integrantes.

Posteriormente, mediante la técnica de conferencia de consenso, el grupo procedió a la identificación de los elementos determinantes del proceso asistencial de la FANV y la ETEV. En base a estos, se inició el trabajo de definición de los criterios de calidad (aquella condición que debe cumplir la práctica asistencial para ser considerada de calidad), así como sus correspondientes indicadores (forma particular, normalmente numérica, en la que se mide o evalúa un criterio) y estándares (grado de cumplimiento exigible a un criterio de calidad que determina el nivel mínimo y máximo aceptable para un indicador).

 

Fase 2. Selección y revisión de criterios

De la suma de prioridades y discusión final de resultados de la primera reunión de trabajo presencial se procedió a la elaboración de una propuesta de indicadores de calidad y seguridad asistencial. Este documento incluyó un listado de criterios consensuados para ser validados en la siguiente fase, a distancia, por todos los miembros de GICA.

Las tareas desarrolladas en esta fase fueron:

  • Revisión crítica de los indicadores por bloques de procesos.
  • Circulación electrónica de aportaciones.
  • Consenso y priorización de propuestas.

 

Fase 3. Guía de aplicación de criterios

Una vez procesadas y analizadas las respuestas del panel de expertos GICA, se procedió al análisis y diseño de una ficha específica para cada criterio, contando además en esta fase con el apoyo de un asesor científico externo al proceso y experto en cada una de las dos áreas clínicas de trabajo, el Dr. Esteban López de Sá en el área de Fibrilación Auricular No Valvular y la Dra. Alicia Lorenzo para el área de Enfermedad Tromboembólica Venosa.

Tras análisis de viabilidad de acuerdo al sistema de información sanitaria disponible en el Sistema Nacional de Salud, se propusieron los criterios que se consideraron más adecuados para monitorizar cada uno de los criterios seleccionados.

Los indicadores se definieron mediante fichas inspiradas en el modelo utilizado por la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) en su propuesta de indicadores de calidad para hospitales del SNS publicado en 2012. Cada ficha de indicador siguió el siguiente índice de contenidos: título, definición, fórmula, justificación, exclusiones o aclaraciones, tipo de indicador, fuente/s de información, nivel objetivo o aceptable y bibliografía del estándar de referencia.

Para la validación de indicadores, el grupo revisor debe realizar un análisis de los indicadores propuestos y definidos en las fichas, tomando en consideración los siguientes atributos:

  • Confiabilidad: las fuentes de información disponibles para medir el indicador debían proporcionar confianza y estar libres de sesgos.
  • Validez: el indicador debía tener la capacidad de medir realmente lo que se deseaba medir y no otros fenómenos.
  • Accesibilidad: la información debía ser susceptible de ser consultada.
  • Oportunidad: la información debía estar disponible y actualizada en el momento en que se necesitara.
  • Practicidad: su monitorización debía ser simple y, en la medida de lo posible, automatizada.
  • Sensibilidad: el indicador debía ser capaz de detectar cambios relevantes en el grado de adecuación de la atención sanitaria prestada.
  • Alcance: el indicador debía sintetizar el mayor número posible de factores que afectaran al estándar de referencia. En lo posible, se debía explorar el máximo de proceso evaluado con el menor número de indicadores posible.

 

Difusión y resultados:

Artículo científico:

Indicadores de calidad y seguridad en el paciente anticoagulado con fibrilación auricular no valvular y enfermedad tromboembólica venosa profunda.

Ignacio, J.J. Mira, F.J. Campos, E. López de Sá, A. Lorenzo, F. Caballero, el Grupo Impulsor de Calidad Asistencial (GICA)
Publicado en: Journal of Healthcare Quality Research
Acceso a la publicación: https://www.elsevier.es/en-revista-journal-healthcare-quality-research-257-articulo-indicadores-calidad-seguridad-el-paciente-S1134282X18300125

 

Cita:

Ignacio E, Mira JJ, Campos FJ, López de Sá E, Lorenzo A, Caballero F; el Grupo Impulsor de Calidad Asistencial (GICA). Indicadores de calidad y seguridad en el paciente anticoagulado con fibrilación auricular no valvular y enfermedad tromboembólica venosa profunda [Quality of care and safety indicators in anticoagulated patients with non-valvular auricular fibrillation and deep venous thromboembolic disease]. J Healthc Qual Res. 2018 Mar-Apr;33(2):68-74. Spanish. doi: 10.1016/j.cali.2017.12.009. Epub 2018 Mar 19